Enviando...

Blog

/ Blog

Atun rojo si, si es de Almadraba

 

Lo queramos o no el económico sigue siendo, aún más hoy en día, uno de los parámetros que priman a la hora de elegir el contenido de la cesta de la compra, sobre todo en aquellos productos de mayor coste como la carne o el pescado. Y en muchas ocasiones descartamos los productos locales o artesanales ya que su precio suele ser superior al de los importados. Por eso sorprende ver  que hay géneros, como el atún rojo, que se puede encontrar de una calidad excepcional y un precio nada desorbitado si su origen es de almadraba. Y es que, a veces, lo bueno no tiene por qué ser mucho más caro y, en este caso, además, es sostenible. La almadraba es un arte de pesca tradicional que está considerado como el más antiguo de los que todavía existen. Lo inventaron los fenicios hace más de 3.000 años y todavía es utilizada por distintas cofradías de pescadores del sur de España todas las primaveras (desde abril a junio). Consiste en calar redes en distintos lugares de las costas andaluzas cercanas al Estrecho de Gibraltar, por el que cada año entran los atunes rojos que van a aparearse y a desovar al Mediterráneo. Al ser artesanal las capturas dependen de factores externos como la climatología, la temperatura del agua, el viento, la claridad del agua y el flujo de las corrientes marinas según las distintas fases lunares, entre otros, y de la voluntad de los propios animales, ya que en este sistema no se emplea ningún tipo de mecanismo para localizar bancos de atunes. Pero muy lejos de ser una trampa, esas redes funcionan como filtros que garantizan una pesca sostenible que captura, únicamente, ejemplares maduros de unos 14 años de edad, y con pesos medios de entre 170 y 200 kilos, que ya han cumplido con su tarea reproductora y han garantizado la supervivencia de la especie. Esa selección es posible ya que las mallas cuentan con agujeros de un metro de longitud por los que se escapan los atunes pequeños, de menos de 80 kilos, además de otras especies marinas como las tortugas y los cetáceos, evitando así posibles capturas accidentales. Ese carácter selectivo aplicado a la pesca es lo que ha permitido que el atún rojo haya permanecido durante miles de años en la faz de la tierra, sin preocuparse de su futuro, hasta ahora. Para la directora de Conservación de Palma Aquarium, Debora Morrison, “es impresionante ver que lo que las almadrabas han preservado durante milenios, la pesca industrial masiva se lo está cargando en apenas unos años”. Esa es la razón por la que el acuario mallorquín, que lidera una campaña de conservación del atún rojo, rechaza el consumo de esta especie si éste proviene de pesca industrial masiva, pero no si su origen es de almadraba, un arte que ha demostrado ser sostenible y que forma parte de la cultura de generaciones andaluzas. Cuando un atún rojo es capturado en una almadraba, explica Debora Morrison, “éste ya ha realizado su labor reproductiva entre 10 y 15 veces, y cumple totalmente con los parámetros de trazado y talla exigidos por la ley”. Por eso este tipo de pesca  cuenta con el sello de calidad certificada que otorga la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, órgano de gobierno que en 2008 concedió a las almadrabas el Premio Andalucía de Pesca dentro de la categoría de Sostenibilidad. Cabe destacar, añade, “que los almadraberos actúan como observatorios que informan a la comunidad científica de la evolución y abundancia de estos recursos marinos, y fueron ellos, precisamente, los que dieron la voz de alarma sobre las nefastas consecuencias que estaba teniendo la pesca industrial masiva sobre las poblaciones de atún rojo al percibir, año tras año, una notable reducción de ejemplares”. Si los restauradores mallorquines desean seguir ofreciendo atún rojo, alimento que, por otra parte, está demostrado que es muy saludable, pero quieren contribuir a la sostenibilidad de esta importante especie, lo pueden hacer adquiriendo sus productos a las almadrabas andaluzas, a través, por ejemplo, de empresas como la gaditana GADIRA (Productos de Almadraba S.L.) –www.gadira.com ó 956.43.58.39-. Según explica su director comercial, Juan Carlos Borrell, “aunque las capturas se hacen en primavera, disponemos de modernos sistemas de transformación a pie de muelle, en Barbate (Cádiz), y cámaras de ultra congelación a -60º, que nos permiten mantener todas las cualidades nutricionales y dietéticas y las propiedades organolépticas (sabor, textura, olor y color) de los atunes y poder venderlos durante todo el año en las mismas condiciones que los ejemplares frescos”. Y, lo más importante, concluye, “a precios que a más de uno sorprenderá, sobre todo si los comparamos con lo que se está pagando por el atún de cerco o el de las granjas de engorde”.   Lo dicho, atún rojo, SÍ, pero si es de almadraba.  

Comparte

Últimas Noticias

Dos tortugas marinas en recuperación han vuelto al mar
Dos tortugas marinas en recuperación han vuelto al...


¡El Campus de Semana Santa vuelve cargado de novedades!
¡El Campus de Semana Santa vuelve cargado de noved...


Curso Oficial. Consigue 1 Crédito ECTS
Curso Oficial. Consigue 1 Crédito ECTS


El concierto para bebés vuelve a Palma Aquarium
El concierto para bebés vuelve a Palma Aquarium


¡Esta Navidad estrenamos pista de patinaje sobre hielo!
¡Esta Navidad estrenamos pista de patinaje sobre h...


Suscríbete a nuestra newsletter

He leído y acepto la política de privacidad
Deseo recibir información y promociones de Palma Aquarium